sábado, 18 de julio de 2015

Buenas noches Carla: capítulo 3

13/9/2015

Menudo sábado mas movidito, ya son las 6 de la tarde del domingo y lo único que he hecho  en todo el día ha sido dormir y estar tirado en el sofá. Ayer hice los deberes del fin de semana y después me preparé para la fiesta. Había quedado con Megan a las 10 pm en el ayuntamiento del pueblo que está cerca de la casa de su amigo. Se oía mucho la música antes de llegar a la casa de su compañero de clase. La fiesta ya había comenzado y había llegado mucha gente. Todo el mundo se lo estaba pasando muy bien, música, alcohol y drogas. Megan me presentó a sus amigos. Uno de ellos era Rodrigo, él pasó mucho tiempo contigo en tu último curso. Yo pensaba que estabais de rollo pero como nunca me dijiste nada, pues no tengo ni idea. Estaban fumando marihuana y fumé un poco, no estaba acostumbrado a fumar y enseguida me puse muy feliz. Lo que no me esperaba es que se sacaran cocaína y se esnifaran unas rallas. Megan me ofreció un poco y se que esta mal, mira lo que te pasó a ti, pero quería saber porque lo hacías. Me sentí muy bien y olvide ese sentimiento de culpa que siempre me acecha. Todos estaban bailando, yo estaba borracho y muy mareado sentado en el sofá, veía todo moverse para todos los lados. Ví acercarse a Megan hacia mí, ella parecía estar bien, y se sentó encima mía muy insinuante. Empezó a besarme en el cuello y luego nos besamos. Se levantó del sofá y me agarró de la mano y subimos las escaleras. Yo las subí como pude. Entramos a una habitación pero ya estaban otras dos personas dentro. Abrimos otro puerta y esa habitación estaba vacía. Pasamos a la habitación y me tiró en la cama. Se quitó la camiseta, cogió un condón de los vaqueros, se los sacó de entre las piernas y después se quitó los tacones. Después me indicó que hiciera lo mismo. Me quité la camiseta, tiré los deportivos a la pared y después me bajé los bóxer slip y mis vaqueros. Me empujó de nuevo hacia la cama y se colocó encima mía. Rompió su tanga y se desabrochó el sujetador. Después eché el mejor polvo de mi vida. Nos quedamos tirados en la cama, exhaustos y cansados.

Un rato después me levanté de la cama y fui rápidamente al baño a vomitar. Después de vomitar me encontré mucho mejor. Cuando volví a la cama Megan ya estaba vestida y me tiró mis calzoncillos. Me los puse y me acerqué a ella bailando arrítmicamente y ella empezó a reírse. Bajamos a la planta de abajo y todo el mundo se había ido. Sólo quedaban los amigos de Megan que todavía seguían fumando. Yo estaba tan cansado que me despedí rápidamente de ellos y de Megan y me fui a mi casa. 

Hoy te escribo antes porque lo que voy a hacer ahora va ser ver la televisión y estar con el móvil. Mañana comenzamos la semana otra vez, que pocas ganas.


Buenas noches Carla.
Publicar un comentario